«It’s still day one». El tránsito del empresario de sí mismo a la start-up existencial