CALL FOR PAPERS vol. 4, núm. 8 (4º trimestre de 2017)

Por primera vez en la historia de la humanidad el mundo es urbano. Un mundo global que ve reflejadas en la ciudad las mayores desigualdades. Un mundo urbano en el que más del 15% de la población mundial vive en la pobreza. Un mundo global en el que desigualdad, vulnerabilidad y segregación urbana caminan de la mano con independencia de la latitud geográ ca donde nos situemos.

Recientemente se ha debatido en Ecuador la Nueva agenda urbana que marcará los horizontes globales de nuestras ciudades para los próximos 20 años. ¿A qué retos presentes y futuros se enfrentan nuestras ciudades? ¿Son estos modelos globales válidos en cualquier territorio?

La agitación del siglo XXI y su velocidad han evidenciado nuestras urbes como un paisaje de contradicciones. Los ciudadanos, aquellos que intervienen en el gobierno de su ciudad, conditio sine qua non para habitarla, se han visto desprovistos, en ocasiones, de este derecho.

Ciudad y ciudadanía se han disociado. El desplazamiento y la invisibilización de algunos sectores de la población han puesto de mani esto que cuando una parte no interesa es expulsada y se pre ere sacri car por el bien común. Aunque no hay partes que puedan ser sacri cadas sin poner en peligro de muerte la totalidad de la ciudad. Estas situaciones y procesos no son espontáneos y contribuyen al refuerzo de las desigualdades.

¿Cómo y desde dónde de nimos estas desigualdades? ¿Quiénes dictan la de nición de ciudad? ¿Hablamos de ciudad cuando hablamos de suburbios? ¿Un suburbio es ciudad? ¿Son ciudadanos quienes viven en la ciudad informal? ¿Cómo devolvemos la ciudad a la ciudadanía? ¿Y a quien nunca lo ha sido? 

Esta segregación urbana, que engloba aspectos sociales, económicos, funcionales, ambientales, etc., lleva implícitos un desigual acceso, y derecho, a la ciudad. El derecho a la ciudad se basa en los procesos de participación e inclusión social, como motores de cambio en la construcción colectiva de ciudades para que estas sean las que deseamos. El acceso a la ciudad es un derecho colectivo que incluye a los grupos más vulnerables y desfavorecidos.

¿Cómo se re eja en nuestras ciudades el derecho a la ciudad? ¿Dónde quedan en ellas los derechos de la ciudadanía? ¿Es igualitario para todos los colectivos y grupos sociales el derecho a la ciudad? ¿Cómo reconocemos el acceso desigual a la ciudad a nivel global y local?

De qué forma nuevas vías o alternativas, acciones, procesos e iniciativas con perspectivas amplias e integradoras contribuyen a mitigar o revierten esta desigualdad en pro de una nueva resiliencia urbana que permita demostrar que podemos soñar que otra ciudad más justa es posible.

Objetivo general:

En el mundo global, desigualdad y vulnerabilidad urbana son una realidad en todos los territorios. Por ello se propone para este número de la revista kult-ur re exionar sobre miradas y experiencias que contribuyan a la construcción colectiva del derecho a la ciudad para todas las personas sin excepción.

Líneas temáticas:

  • Vulnerabilidad urbana en un mundo global

  • Desigualdad y exclusión urbana en un mundo global

  • Resiliencia urbana en un mundo global

  • La segregación e informalidad urbana y el derecho a la ciudad

  • Migración y derecho a la ciudad

  • Reivindicación, participación y gestión colectiva y derecho a la ciudad

  • Políticas urbanas globales y locales y derecho a la ciudad

  • Políticas inclusivas y derecho a la ciudad